domingo, 18 de diciembre de 2011

Chequeo gratuito de la salud de su empresa

¿Realiza anualmente un chequeo para comprobar su estado de salud?

¿Revisa sus vehículos periódicamente para garantizar su seguridad?

¿Y su empresa?

¿Está en plena forma? ¿Está a punto para afrontar los duros retos actuales?

Las consultoras Perfeqta (Calidad) y Organizapymes (Organización) se han aliado para diseñar un cuestionario para conocer el estado de salud de su empresa.

La realización del cuestionario y la elaboración de un plan de recomendaciones es TOTALMENTE GRATUITO Y SIN COMPROMISO.

Si llegado este punto usted decide solicitar los servicios se le hará un presupuesto ajustado a sus posibilidades.

info@perfeqta.es
info@organizapymes.com

lunes, 3 de octubre de 2011

La fatiga. ¡Un poco más!


Podríamos definir la fatiga como la imposibilidad física, psíquica u orgánica de continuar un trabajo con igual ritmo. Esta imposibilidad puede ser provocada por el mismo trabajo, su intensidad, medios no adecuados (iluminación deficiente, herramientas inadecuadas, etc), formación insuficiente o por la falta de adaptación del sujeto.

El origen fisiológico de la fatiga puede deberse a: disminución del glucógeno muscular, acumulación de ácido láctico en el músculo, pérdida de fosfato en el músculo y en la sangre o disminución del aporte sanguíneo y, por lo tanto, del oxígeno en el mismo.

Conforme se produce la fatiga el rendimiento disminuye. Paralelamente a esta bajada de rendimiento, aumenta el esfuerzo, y esto puede, durante algún tiempo, impedir que el rendimiento baje.

Los aspectos subjetivos de la fatiga comprenden dolores de varios tipos, normalmente vagos y generalizados, malestar y sensaciones descritas como cansancio. Estas sensaciones son variables e inconscientes y no se relacionan necesariamente con otros aspectos de la fatiga. Relacionada con estas sensaciones se produce un aumento en la actividad del músculo, y un aumento en la tensión ejercida por los músculos que deberían estar en estado de reposo o relajados. Esto podría describirse como un aumento de la actividad no deseada y conduce a otra característica de la fatiga, que es el aumento en el empleo de músculos extras conforme continúa la actuación en una tarea reiterativa. Conforme los músculos principales se fatigan, los músculos secundarios se emplean en el intento de aliviar la carga que pesa sobre los músculos fatigados. Esta es en parte la razón para la afirmación de que conforme se desarrolla la fatiga se necesita un esfuerzo mayor para mantener el rendimiento.

¿qué ocurre con la tarea cuando nos vamos fatigando?

Conforme se desarrolla la fatiga, la ejecución de una tarea se hace irregular. Los distintos acontecimientos no se producen en el mismo orden regular con que lo hacen en el estado de no fatiga. El compás del trabajo cambia; no todas las fases se retrasan, aunque algunas lo hacen, y por consiguiente el rendimiento se vuelve menos seguido. Estas irregularidades aparecen al principio en ráfagas cortas, pero posteriormente la irregularidad se mantiene durante más tiempo con un período de recuperación más corto. Las irregularidades pueden entonces afectar a cada una de las fases de la tarea, y si se trata de una fabricación, la producción disminuye a veces con bastante brusquedad, tanto en cantidad como en calidad.

En tareas con un elemento perceptivo considerable, donde la información procede de muchas fuentes, auditivas, visuales o táctiles, conforme se desarrolla la fatiga el campo en que se despliega se hace menos explorable y se producen lapsos de atención. Estos son más evidentes en una tarea por etapas donde el operario tiene que trabajar a una velocidad determinada, por ejemplo en una cadena de montaje donde las piezas se entregan con un ritmo constante y tienen que manejarse conforme llegan. Una falta de atención significa que al operario se le pase una determinada operación sin prestarle atención o que el trabajo empiece a amontonarse. En las primeras etapas de la fatiga, el operario puede en el segundo caso ir más deprisa y despachar lo atrasado, pero los errores aumentan; aumenta la merma, disminuye la calidad y, por lo tanto, repercute en perjuicio económico de la empresa.

En tareas donde el despliegue visual es grande, con el aumento de la fatiga la atención se presta más irregularmente. Los elementos menos esenciales pueden ignorarse paulatinamente y concentrarse la atención en la información más importante; o al revés, darle demasiada importancia a los elementos periféricos a expensas de los centrales. El efecto es que las acciones correctas pueden realizarse fuera de tiempo y algunas pueden omitirse.

A veces usamos la expresión “borracho de fatiga”. Y es que existen ciertas analogías entre la fatiga y la borrachera: la misma actuación irregular, o lapsos de actuación, y el aumento de concentración o de esfuerzo para vencer parcialmente los efectos del alcohol. Y esto ha conducido al concepto de que la fatiga se debe a la acumulación de sustancias que actúan en forma de tóxico.

Resulta claro que el modo más eficaz de evitar la fatiga es introducir períodos de descanso en intervalos regulares a lo largo de la jornada laboral. Se ha comprobado que en ausencia de paros programados a intervalos regulares los operarios se las arreglan para introducir períodos de descanso mediante distintas estratagemas. Si se intercalan pausas de descanso adecuadas se obtiene normalmente un ahorro de tiempo, un aumento de la producción y mejora de la calidad.

La fatiga es una consecuencia inevitable de una jornada de trabajo larga y no solo le acompaña un descenso en la producción, sino que también repercute en un aumento del tanto por ciento de accidentes .

Por tanto, las pausas de descanso durante la jornada de trabajo son esenciales. La duración y la frecuencia deseable de tales pausas de descanso es aún incierta, pero la evidencia sugiere que pausas cortas y frecuentes, por ejemplo, de cinco minutos cada hora, son más eficaces que descansos muy largos en intervalos mayores. No es difícil, pues, insistir sobre la conveniencia de pausas de descanso cuando se realiza un trabajo físico duro ya que los efectos de la fatiga son claramente evidentes; pero aquellas son igualmente necesarias en las tareas sedentarias o en el trabajo que implique sólo un esfuerzo mental, como por ejemplo cuando la jornada de trabajo transcurre ante una pantalla de ordenador.

Otra forma de aliviar los efectos de la fatiga consiste en alternar tareas de distinta ejecución, que impliquen un cambio de actividad.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Procastinar. El mal de hoy en día

Procastinar

¡Vaya palabra!. No la había oido nunca. ¿Yo procastino?... Me temo que mas de lo que me gustaría.

Pero, ¿qué es procastinar?

Os lo explico. Son las 09:15 y tengo que redactar un informe urgente. De repente me asalta una duda ortográfica y, como no, acudo a Internet para que me la resuelva. Resulta que en en lateral derecho de la página que consulto me aparece un anuncio del último modelo de sedán (¡con lo viejo que está mi coche!). Pincho el enlace. Me empiezo a interesar por los colores, acabados y precios. De repente me entra un correo de un amigo que hace tiempo que no veo. Interrumpo mi tarea, leo el correo y, además, aprovecho para ver detenídamente el adjunto tan interesante con unas magníficas vistas de Madagascar. Le respondo al correo y me llaman por teléfono. Mi esposa me recuerda doce actividades que debo realizar los próximos quince días. Las anoto. Son las 09:45 y apenas no he empezado el informe. A todo eso, mi compañero me empieza a narrar su trepidante fin de semana a lomos de su "mountain bike". Ya es la hora de almorzar. Lo dejamos por el momento... (¿os es familiar este escenario?) ¡ESTO ES PROCASTINAR!

Según la Real Academia de la Lengua Española, procastinar es diferir, postergar. Es decir, dejar para luego lo que deberías hacer ahora.

Según Wikipedia: La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

Bueno, ahora que ya tenemos una idea de que es procastinar habrá que ver como lo evitamos. Ya no vale la excusa de "NO TENGO TIEMPO"

A continuación os voy a mencionar las 7 excusas más comunes para perder el tiempo (extraido del siguiente artículo del blog Grandes Pymes)

1- No necesito hacer eso ahora
2- Empezaré luego de que ...
3- No es un buen momento
4 - No es realmente tan importante
5 - No tengo los recursos suficientes
6 - Algo ocurrió eventualmente
7 - Tengo mucho que hacer ahora

Os recomiendo que leaís el artículo con atención (eso si, en vuestros ratos libres) y, por favor, un poco más de disciplina a la hora de trabajar que luego en Europa nos dicen que no somos productivos.

lunes, 27 de junio de 2011

ERP "en la nube""


Ultimamente estamos oyendo muy a menudo el término "cloud computing" pero, ¿qué es esto? ¿a qué viene esta moda?

El "cloud computing" o computación en la nube se refiere a los servicios informáticos que habitualmente desarrollábamos en nuestro ordenador y que actualmente podemos realizarlos a través de un explorador.

Por ejemplo, las suites ofimáticas ya pueden utilizarse en la red. Google, desde hace tiempo, pone a disposición de los usuarios un conjunto de programas que permiten escribir textos, confeccionar hojas de cálculo, hacer presentaciones, etc.

Ya existen varios sistemas operativos "en la nube". Por ejemplo, iCloud (de Apple), Glide, EyeOs, etc.

Otro modo de trabajar en la nube es almacenando y distribuyendo fotos y videos. Hoy en día ya no tiene sentido enviar las fotos del fin de semana por correo electrónico. Se "cuelgan" y se envía el link de acceso.

¿Cuáles son las ventajas del "cloud computing"?

Existen tres ventajas fundamentales. La primera, la ubicuidad. Allí donde tengamos conexión a Internet podremos utilizar nuestras aplicaciones. La segunda, la economía de recursos. Si utilizo un software instalado en la nube no tiene que estar instalado en todos los ordenadores que utilizo. Ni tiene que actualizarse, ni se estropea. Sencillamente me despreocupo. De eso se ocupa el propietario del software. Yo únicamente lo utilizo.

Y, por último, y no menos importante, es que puedo compartir mi trabajo. Cada vez somos más conscientes de la importancia del trabajo en equipo.

¿Y con respecto al ERP?

A las ventajas mencionadas habría que añadir alguna más. En el caso del ERP, la instalación en la nube facilita muchísimo la gestión de la empresa contratante. Cuando se instala en la empresa, utilizando recursos propios. Es decir, un servidor y una red de comunicaciones internas, se requiere, en mayor o menor medida, la intervención de técnicos informáticos, no solamente especializados en el ERP, sino también en hardware, software, comunicaciones, etc.

Por lo tanto, la empresa se ve obligada, en mayor o menor medida, a tener un servicio informático destinado a mantener en plena forma el ERP.

Por otro lado, las actualizaciones requieren de bastantes recursos, en muchos casos con precios no muy asequibles.

También hay que tener en cuenta que los equipos informáticos tienen un ciclo de vida muy corto. Baste pensar que los rentings de equipos informáticos se realizan a tres años, ya que este es el periodo de vida que se les otorga por las entidades financieras.

Cuando el ERP está en la nube todas estas tareas de mantenimiento son transparentes para el cliente.

Si, vale pero entonces ¿son todo ventajas?

No. Nunca. Como siempre, hay inconvenientes. Aunque parezca una obviedad, para disfrutar de un servicio "cloud" necesitamos conexión a Internet. Como ya sabemos, en España, este servicio es malo y caro. Por lo tanto, quedaremos supeditados a utilizar nuestras aplicaciones allí donde tengamos una buena conexión.

Otro inconveniente es la seguridad de la información. ¿Acaso alguien sabe donde están realmente alojadas la fotos que ha colgado en Google? ¿Quién puede verlas y distribuirlas? ¿Existen muchas posibilidades de que se pierdan o se distribuyan sin nuestro permiso?

Estas mismas preguntas podríamos formularlas haciendo referencia a nuestras tablas maestras de clientes, proveedores, artículos, etc.

A persar de poder celebrar un contrato de confidencialidad con nuestro proveedor esto no podría evitar un ciberataque, si se diera el caso.

De todos modos, a pesar de los posibles problemas, se debe mantener una actitud abierta hacia el progreso tecnológico. De no ser así todavía estaríamos desplazándonos con coches de caballos ya que un vehículo que puede desplazarse a más de cien kilómetros por hora es, en realidad, una máquina de matar.

¡Os espero ... en la nube!

jueves, 14 de abril de 2011

Decidirse por un ERP. Consideraciones

A la hora de decidirse por un ERP debemos tener en cuenta numerosos factores. Ante todo hay que tener claro que la contratación de un ERP es equivalente a un matrimonio, con una diferencia, que no es para siempre.

¿Cómo, no es para siempre? No.

El ciclo de vida de un ERP puede estar en torno a los diez años. Es lógico. Los avances tecnológicos hacen que determinadas tecnologías y plataformas queden desfasadas en un periodo mas corto que el mencionado. Se mantiene unos diez años, aproximadamente, para dar tiempo al cliente a asumir una nueva inversión.

Una segunda consideración es que cuando compramos un ERP, en realidad, como en todo el software, estamos comprando el derecho de uso, no la propiedad del mismo.

¿Qué quieres decir con esto?

Quiero decir que en el contrato que firmemos estaremos sujetos al pago de unas cuotas de mantenimiento, pago de las actualizaciones, etc. En cualquier caso, nunca podremos vender nuestras licencias ya que no son nuestras. Nuestro es únicamente el derecho de uso.

¿Entorno web o cliente-servidor?

Esta decisión dependerá del uso que vayamos a darle al ERP. Actualmente están de moda los entornos web. Las campañas publicitarias para que todo el trabajo se haga "en la nube" ayudan a ello. En mi opinión hay que reflexionar sobre el tema intentando ser objetivo. En muchas ocasiones la ubicuidad no tiene utilidad real ya que, al final, cuando nos conectamos con nuestro entorno laboral lo solemos hacer desde nuestro portátil habitual o puesto de trabajo. Son casos muy reducidos los que realmente le sacan jugo a conectarse desde cualquier sitio. Por otro lado, la tecnología cliente- servidor es muy efectiva.

Quizás la mejor opción fuera la mixta. Determinadas funcionalidades poderlas ejecutar via web, mientras que el trabajo de fondo se realice mediante cliente-servidor.

¿Qué tipo de ERP debo escoger? ¿Por prestigio, por coste?

Obviamente el mercado nos ofrece un ámplio abanico de productos. Tenemos los productos de primera línea, tal como SAP, Navision, etc que tienen numerosas implantaciones realizadas con contrastada solvencia. También es cierto que el producto y la empresa implantadora no son los únicos factores de éxito. Numerosas implantaciones han fracasado porque la empresa no ha sabido explicar correctamente sus reglas de negocio.

En este tipo de ERP hay que tener preparado un presupuesto muy abultado, si bien es cierto que algunas de ellas disponen de productos de segundo órden, adaptados a presupuestos un poco más ajustados.

A continuación existen otra gama de productos, a corta distancia, como Ekon y Sage que están diseñadas para llegar a la mediana empresa, consiguiendo adaptarse a las necesidades del cliente.

También existen otra serie de productos de gama más baja. El presupuesto necesario es mucho reducido, así como sus prestaciones. En estos casos tampoco existe la posibilidad de personalizar el producto a nuestras necesidades.

Desde hace pocos años han aparecido ERP de software libre, tales como Openbravo, Compierre, etc, que prometen ser una alternativa seria a los anteriores. Reducen el coste total de la propiedad y permiten una personalización mucho más fácil. En principio, su capacidad de evolución es mayor, ya que los programadores potenciales son muchos más.

Y, por último, quisiera mencionar mi favorito, Delfos. Este es un producto híbrido, y lo llamo así porque tiene una política de licencias similar a software libre y una flexibilidad y potencia equiparables a Ekon y Sage. Además, igual que los de software libre, pueden descargarse versiones gratuitas.

viernes, 25 de marzo de 2011

Migramos de ERP. ¿Traspasamos los datos?

A la hora de implantar un ERP por primera vez o de migrar de un ERP anterior siempre nos surge el dilema de si debemos traspasar los datos y que datos traspasar.

Obviamente cada caso necesitará de un análisis específico. Sin embargo, me gustaría hacer una serie de reflexiones que pueden ser válidas para todos los casos.

Si nuestro sistema de información original no está muy depurado sólo tenemos dos opciones. La primera, NO TRASPASAR LOS DATOS Y ENTRARLOS DE NUEVO. Si, aunque pueda parecer una barbaridad, si analizamos los costes de las dos opciones probablemente lleguemos a la conclusión de que es más económico hacer borrón y cuenta nueva, empezando con datos limpios y saneados. Empezar con un ERP es el mejor momento para replantear procesos, conceptos, reglas de negocio, etc. Es un punto y aparte.

La segunda opción es traspasar los datos. En este caso habrá que valorar tabla a tabla que es lo que nos interesa traspasar. No debemos olvidar de "limpiar" las tablas antes de traspasarlas. De este modo no traspasaremos "basura".

¿Qué hago con los históricos?

Salvo que tengas un presupuesto astronómico NO TRASPASES LOS HISTÓRICOS AL NUEVO ERP. Los datos históricos se pueden dejar en un sistema de hojas de cálculo para poder consultarlos.

Es conveniente que el cumplimentado de los datos de las tablas maestras lo realicen los empleados que tienen conocimiento profundo de los datos introducidos. Es la mejor manera de construir datos de calidad. En general, el día a día devora prácticamente todo el tiempo de la jornada laboral por lo que el empleado en cuestión se encuentra ante la imposibilidad de llevar a cabo ambas tareas. Este aspecto debe estar previsto y, durante el periodo de implantación hay que liberar de ciertas tareas a los "usuarios clave" para que dispongan de tiempo para realizar las tareas asignadas.

A modo de conclusión podríamos decir que implantar un ERP es reinventar un poco la empresa. A partir de esta conclusión es fácil deducir que la nueva empresa funcionará mejor sin lastres del pasado. Por lo tanto, la recomendación es empezar de cero con los datos maestros.

jueves, 24 de marzo de 2011

ALGUNOS PROBLEMAS AL IMPLANTAR UN ERP

Implantar un ERP es una tarea compleja. Rectifico. Implantar un ERP es una tarea sencilla. Ahora bien, implantarlo y que funcione es una tarea muy compleja.

Aunque parezca mentira la mayor dificultad no reside en el programa contratado. Actualmente, a nivel informático, se puede conseguir prácticamente todo. Lo más difícil con diferencia es tener una idea clara y precisa de lo que se quiere.

¿Es posible? Desde luego.

Como codificar los artículos, decidir su denominación, como realizaré la gestión de almacenes, como planificaré la producción, etc.

La mayoría de veces la empresa realiza sus funciones mediante lo que yo denomino el "know how implicito". Es decir, se sabe como se hacen las transacciones pero ese conocimiento está en la cabeza de la persona que lo realiza. No existen procedimientos escritos o, lo que es peor, están escritos, en el tercer cajón, bien archivados y llenándose de polvo.

¿Qué ocurre? Que cuando aquella persona deja la organización la empresa pierde sus conocimientos y debe volver a empezar.

Entonces, ¿qué debo hacer?. Básico: en el proceso de implantación debe existir un único interlocutor por parte de la empresa y otro por parte de la compañía que realiza la implantación. Estos deben canalizar absolutamente todos los parámetros del proceso.

Confeccionarán un calendario de implantación con el objetivo de que todos los miembros del equipo de implantación adquieran compromisos.

Los avances conseguidos deben reportarse a gerencia,.

Una de las cualidades de la figura del responsable de la implantación es de ser buen comunicador. Es importantísimo involucrar a todo el personal. Desde la gerencia, desde luego, hasta el último usuario. La razón es clara. De ellos dependerá que el programa tenga éxito. Mucho más que de los informáticos.

Mas adelante seguiremos analizando otros aspectos sobre el proceso de implantación.